Una de las grandes cuestiones a la hora de acondicionar una casa es si poner parquet o tarima flotante. No es una decisión fácil, pues si te equivocas cambiarlo puede suponerte un auténtico quebradero de cabeza. Para que elijas bien, vamos a mostrarte las diferencias entre ambas opciones.

Diferencias entre parquet y tarima flotante

El parquet es un tipo de suelo formado por tablillas de madera de aproximadamente 1 cm de espesor. El ancho de las tablillas es variable, pero el largo no suele superar los 45 cm. El parquet sustituye al suelo actual de la vivienda, por lo que para instalarlo hay que retirar el pavimento anterior. Luego hay que pegarlo al suelo, acuchillarlo para que quede nivelado y barnizarlo.

Por otro lado, la tarima flotante, también llamada parquet flotante o parquet encolado puede estar hecha de madera o de imitación de madera. A diferencia del parquet, no es realmente un tipo de suelo ya que se coloca sobre el suelo base (de ahí que se las llame flotantes). Su instalación es por tanto más sencilla.

Características del Parquet

Existen diferentes tipos de parquet, sin embargo, todos ellos comparten una serie de características generales que analizamos a continuación.

  • El parquet está hecho de madera natural, por tanto puede sufrir variaciones relacionadas con los cambios de temperatura, niveles de humedad en el ambiente, etc.
  • El parquet se genera a partir de diferentes capas de madera, que comienzan en un soporte, incluyen un núcleo capaz de absorber golpes y proporciona estabilidad y una capa superficial, que será la que quede visible.
  • Todas las láminas de parquet son tratadas antes de su instalación. Habitualmente se incorporan a la capa superficial varias capas de lacado o aceite protector.
  • Según la normativa europea, el parquet debe tener un grosor mínimo de 2,5 mm. antes de su colocación, si la lámina no supera esta medida no se considerará parquet.

Características de la Tarima

La tarima se coloca directamente sobre el suelo ya instalado, por eso su instalación es más rápida y sencilla.

Existen tres tipos de tarima flotante, que presentan diferentes características:

  • Suelos laminados: Se trata de tableros fabricados habitualmente en fibra prensada, que además ofrece una resistencia muy alta.
  • Suelos vinílicos: Son los suelos más resistentes a la humedad, aunque es necesario añadirles una protección adicional para evitar que se decoloren.
  • Tarimas macizas o multicapa: Habitualmente se fabrican a base de diferentes capas de varios materiales, con una superficie de madera de gran calidad y alta resistencia.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *